Es ampliamente conocido que el ejercicio es uno de los pilares para conseguir una mejora en tu salud. Si además te marcas algún objetivo como perder grasa o ganar músculo, o ambas cosas a la vez, esto puede hacerse difícil debido al aumento de los niveles de estrés que soportamos al llevar normalmente vidas más ajetreadas. Es aquí donde el descanso marca la diferencia.

Los periodos de descanso regulares tienen muchos beneficios y son necesarios. El más importante es darle tiempo a tu cuerpo para que se recupere del ejercicio y pueda adaptarse. Además, esto es aplicable a pequeña y a gran escala. Es decir, es importante descansar algún día entre semana al hacer ejercicio, y también tomarse un descanso de unos cuantos días seguidos cada dos o tres meses. Sin el suficiente descanso, te costará más ver progresos porque tu cuerpo puede llegar a sobrecargarse.

Dormir ayuda a tu cuerpo a ganar más músculo

Mientras duermes, permites que tu cuerpo centre sus energías en reparar tejidos que han sido dañados durante el día. El tiempo optimo de reparación de tejidos diario está entre 7 y 8 horas. Por ejemplo, las membranas que se sitúan entre vertebras en la columna vertebral se desgastan durante el día, y se reparan durante la noche. Si no descansas lo suficiente, con el tiempo estas membranas se degradarán más rápido, dando lugar a problemas y dolores de espalda.

Y no solo hablamos de posibles lesiones, sino de la reparación de las microrroturas que se producen después de entrenar fuerza, y a través de las cuales se genera nuevo músculo.

En definitiva, el cuerpo necesita tiempo para producir energía con sus propios recursos, sin ayuda de fuentes externas, para poder curarse más rápidamente.

Dormir ayuda a perder peso de manera más eficiente

El sueño es necesario para una correcta pérdida de grasa. El cuerpo continúa quemando calorías mientras descansa. Como hemos visto antes, en realidad no está completamente descansando, sino que también está invirtiendo recursos en reparar tejidos dañados.

Si no le das tiempo suficiente durante la noche, tu cuerpo interpreta que debe almacenar más recursos energéticos para llevar a cabo su mantenimiento, por lo que tiende a compensar obteniendo energía extra y almacenándola en forma de grasa. Lo cual no te ayuda si tu objetivo es perder grasa y ganar salud.

Es importante también aprender a escuchar a tu cuerpo y a saber cuánto puede soportar antes de cansarse y fatigarse. Es fácil que veas empresas que ofrecen productos que aseguran que pueden ayudar a mejorar el sueño. Pero los mejores remedios son gratis, como fijarse una rutina a la que irse a dormir, o no someterse a dispositivos con luz blanca antes de ir a la cama, como el teléfono móvil. En cualquier caso, si decides gastar algo de dinero merece la pena que sea en ropa de cama y almohadas cómodas para garantizar un sueño de calidad.

Conclusión

Algunas personas necesitan períodos de descanso más largos que otras, pero como norma general, puedes interpretar que todo el mundo necesita al menos 48 horas de tiempo de recuperación cada semana por cada grupo muscular. Así como dormir al menos 7 horas.

No olvides siempre escuchar a tu cuerpo porque sabe exactamente lo que necesitas. Si te encuentras más cansado de lo normal, entonces descansa más entre los entrenamientos o pregúntate si estás durmiendo todo lo bien que podrías. El descanso es uno de los pilares de tu salud.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡Haz clic para valorar este contenido!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *