Piénsalo, ¿cuándo fue la última vez que tuviste que hacer cola para una máquina en el gimnasio? O, ¿cuánto te cuesta la cuota mensual que no puedes dejar de pagar? Probablemente no hace mucho, ¿verdad? Tendemos a acudir a lugares específicos para hacer cosas específicas. Me explico. Si quieres bailar, pues te apuntas a clases de baile o vas al local donde punen la música que te gusta, si quieres jugar a baloncesto, te apuntas a un equipo o vas a jugar a las canchas de tu barrio. Si quieres hacer deporte, pues entonces te apuntas al gimnasio.

Lo cierto es que esto tiene toda la lógica del mundo, pero cada vez más personas optan por hacer ejercicio desde la comodidad de sus hogares. Y hay varias razones por las que es una buena idea.

Para empezar, puedes hacerlo cuando quieras. No hace falta ir corriendo al gimnasio antes del trabajo o después de cenar. Basta con sacar la esterilla de yoga o encender la máquina elíptica y seguir tu propio ritmo. Además, no hay que preocuparse por las horas de mayor afluencia en el gimnasio, ya sabes, cuando te toca esperar para utilizar la máquina que necesitas en ese momento.

Otra ventaja es que se ahorra dinero. La mayoría de los equipos que se encuentran en un gimnasio pueden comprarse por una fracción del precio. Hoy en día tienes bicicletas estáticas o elípticas y máquinas de remo a buen precio si las compras online. Pero lo mejor de todo es que no hace falta tener aparatos complejos para estar en forma. Los ejercicios más efectivos son los más simples, los que puedes hacer con una barra de dominadas o una kettlebell.

Y lo que personalmente más me gusta, es que ganas en flexibilidaden tu rutina diaria a la vez que ahorras tiempo y dinero. En una hora he hecho mi rutina de ejercicios con ducha incluida, por lo que nunca me falta tiempo para bailar Lindy Hop o ir a jugar a baloncesto. Es más, ahora veo el deporte que hago como el complemento perfecto para realizar también otras actividades.

Así que si sientes que te falta tiempo para hacer todo lo que te gustaría, pero no quieres dejar de hacer deporte y estar en forma, considera la posibilidad de entrenar en casa. Aunque, ten cuidado, puede que después no quieras volver a un gimnasio abarrotado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡Haz clic para valorar este contenido!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *