El entrenamiento de fuerza es en mi opinión el más importante para la pérdida de peso y la ganancia de músculo. Al realizar este tipo de entrenamiento, tu cuerpo tiene que trabajar más para reparar el tejido muscular, lo que significa que tu metabolismo aumenta durante un período de tiempo después de su entrenamiento. Es decir, no tienes que correr 20 kilómetros para sentir que has hecho ejercicio.

Lo que más me gusta es que, paradójicamente, el entrenamiento de fuerza puede ayudar a prevenir lesiones. Con una buena rutina donde hagas variedad de ejercicios con el fin de atacar todos los diferentes músculos del cuerpo. Y lo mejor de todo es que los ejercicios más eficientes son los más simples, como las dominadas, las sentadillas, o la flexiones.

Vínculo entre fuerza y longevidad

Las relaciones entre el entrenamiento de fuerza con la longevidad son cada vez más numerosas. A medida que se envejece, se tiende a perder masa muscular, lo que nos hace menos fuertes y más frágiles. Este proceso hace que sea más difícil para las personas hacer las actividades cotidianas que están acostumbrados a hacer.

Cada vez se publican más estudios que defienden que las personas que practican regularmente el entrenamiento de fuerza viven más tiempo y tienen una mejor calidad de vida a medida que envejecen.

Las razón más importantes en este sentido es que ayuda a conservar la masa muscular, que es importante para mantener la movilidad y la independencia a medida que envejecemos. El entrenamiento de fuerza también mejora el equilibrio y la coordinación, y estimula nuestro metabolismo, ayudando también a mantener un peso saludable hasta la vejez.

Pero quizás lo más importante es que el entrenamiento de fuerza nos hace más fuertes tanto física como mentalmente. Nos ayuda a mantenernos activos e independientes durante más tiempo, reduciendo el riesgo de caídas y fracturas, y alimenta el círculo virtuoso de la autoconfianza.

Beneficios del entrenamiento de fuerza

Fortalecer los músculos tiene muchos beneficios, además de la influencia en la longevidad.

  • Aumento de la masa y tamaño muscular, lo que puede conducir también a una pérdida de grasa si se sigue una dieta equilibrada.
  • Aumento de la densidad ósea, reduciendo el riesgo de osteoporosis y fracturas a medida que se envejece.
  • Mejora de la función cerebral a través del aumento del flujo sanguíneo al cerebro como resultado de la actividad física, y el trabajo de coordinación resultante de los diferentes ejercicios que se realizan.
  • Mejora de la salud mental gracias a la liberación de endorfinas durante el ejercicio y al aumento de la dopamina al comer bien después del entrenamiento. Además, complementariamente también te ayudará a reducir los niveles de estrés con el tiempo.

Conclusión

En definitiva, si quieres perder peso o ganar músculo, asegúrate de añadir el entrenamiento de fuerza a tu rutina. No sólo te ayudará a alcanzar tus objetivos, sino que también te ayudará a mantenerte sano, sin lesiones y a aumentar tu bienestar emocional.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡Haz clic para valorar este contenido!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *