¿Sabías que los primeros zapatos datan de en torno al año 12.000 AC? Como te puedes imaginar, durante mucho tiempo los seres humanos han caminado descalzos. Hoy en día ya nos hemos acostumbrado a llevar el pie siempre protegido, a veces demasiado.

La buena noticia es que no es necesario quitarse la ropa ni adentrarse en la naturaleza para conectar con la Tierra. Basta con quitarse los zapatos y caminar descalzo por la hierba, la arena o un camino de tierra durante un rato al día para conectar con la tierra. La opción que yo utilizo consiste en llevar calzado minimalista, en este articulo te cuento un poco más sobre el tema. Es una manera de conseguir los beneficios de tener los pies más libres que con calzado convencional, y aun así bien protegidos.

Así que anímate y pruébalo Te sorprenderá lo bien que te sientes después de un breve paseo sin zapatos.

Caminar descalzo conecta con la naturaleza

Conectar con la naturaleza favorece la reducción de la hormona del estrés, el cortisol, y aumenta la serotonina, que nos aporta bienestar. Cuando caminamos descalzos nos conectamos directamente con la Tierra. Se ha demostrado que esta conexión proporciona una variedad de beneficios para la salud. Por ejemplo:

  • Aumentar nuestra sensación de bienestar y felicidad al estimular las terminaciones nerviosas de los pies que conectan con el cerebro.
  • Mejora la calidad del sueño al promover la relajación y el alivio del estrés.
  • Reduce la inflamación y el dolor en todo el cuerpo, incluidas las afecciones crónicas como la fibromialgia y la artritis.
  • Ayuda a reforzar el sistema inmunitario aumentando la producción de glóbulos blancos y mejorando nuestros niveles generales de energía.
  • Promover una mejor circulación y reducir el estrés a nivel cardiovascular.

Puedes caminar descalzo en la playa, en el campo o en un parque, o quizás simplemente por casa. Así podrás disfrutar de estos beneficios.

Conclusión

Como puedes ver, caminar descalzo durante cortos periodos de tiempo o utilizar calzado minimalista de manera regular puede ayudarte a reducir el estrés o conectar con la naturaleza. En definitiva, un granito de arena más para mejorar tu salud.

Recuerda que tu salud y bienestar es un conjunto orgánico de muchos factores. Caminar descalzo no va a arreglarte ese dolor en las lumbares, o esas molestias en el hombro. Pero si que puede ser un muy buen complemento junto con una dieta equilibrada y una rutina de entrenamiento de fuerza, cardiovascular, o de movilidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡Haz clic para valorar este contenido!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *